Te voy a contar una historia.

Un día hace mucho tiempo, cuando vivía en Bristol, UK, fui por pura casualidad a una charla en la trastienda de un sitio de esos de productos ecológicos.

En esta charla, una mujer con mucho aspecto de bruja (bruja de las de verdad, de las sabias), habló del método anticonceptivo sintotérmico que por si no lo conoces está basado en el conocimiento fisiológico de tu ciclo menstrual.

Así que decidí probar y así fue como dejé de maltratar a mi cuerpo con hormonas artificiales que hacían creer a mi cuerpo que estaba embarazada todo el tiempo: osea dejé la píldora anticonceptiva.

Desde entonces no he mirado atrás y no he vuelto a usar ningún otro tipo de anticonceptivo.

Por supuesto este conocimiento también me ayudó con la concepción de mi hijo unos años después.

Este fue mi primer paso en el camino de autoconocimiento de mi cuerpo y de mi ciclo.

Lo que no sabía entonces era cuanto me quedaba todavía de conocer sobre mi ciclo, sobre mi cuerpo, sobre mi sabiduría de mujer.

Pasó el tiempo y mi ciclo fue cambiando y evolucionando conmigo.

Llegando a los 40 llegó la premenopausia y mi cuerpo empezó a cambiar mucho de nuevo.

Mis ciclos empezaron a comunicarme mucho más que antes pero no sabía interpretarlo. Mucho sangrado, días de sentimientos fuertes, cansancio, días de alegría extrema…

Así fue cómo decidí formarme cómo terapeuta menstrual y poder interpretar que necesitaba comunicarme mi cuerpo.

Y así fue cómo, en este trabajo que nunca termina, he ido descubriendo cuántas heridas tenía que sanar.

Mi linaje, la relación con mi madre y mi padre y mis arquetipos, me hablan cada ciclo sobre necesidades y cada vez puedo entenderlos mejor.

Mujer en bragas con una copa menstral llena de flores en frente de su abdomen
Foto Sora Shimakazi

No sé en qué punto estás de conocimiento y conexión con tu ciclo menstrual pero estés donde estés la terapia menstrual te puede ayudar.

Primero a conocerte y a sanar tu y después a ayudar a otras mujeres a hacerlo.

El mundo necesita muchas más mujeres conectadas a su ciclo, a su linaje y a su sabiduría de mujer.

Este es un conocimiento ancestral que nos robaron y quemaron (junto con muchas mujeres sabias que acabaron torturadas y quemadas) pero que ahora resurge con fuerza porque es necesario.

Y si tienes hijas piensa que ellas te necesitan para encontrar su propia sabiduría y seguir sanando el linaje.

Sobre la terapia menstrual aquí.

Dibujo del curso en el que se ve una mujer con decoraciones y abierta de piernas

¿Cómo te transformará la terapia menstrual?

Ser mujer no siempre es fácil aunque siempre es bello y poderoso.

Entender tu ciclo y qué te comunica te hará amar y respetar esta belleza incluyendo tu sangre.

Esta es quizás para mi la mayor transformación.

En el camino de la terapia menstrual:

  • Comprenderás y profundizarás en las 4 fases del ciclo menstrual.
  • Trabajarás la herida de lo femenino: lo que nos trae cada una de las fases, cómo entenderlas, cómo escucharlas y cómo sanarlas.
  • Entenderás los dolores menstruales como heridas emocionales y como consecuencia del maltrato al cuerpo. Así poder sanar tu y ayudar a otras mujeres.
  • Aprenderás dinámicas, recursos, cuidados y rituales para cada fase.
  • Herbalismo y alimentación para el cuidado del ciclo.
  • Ritos de paso relacionados con la sangre: la menarquía, la menopausia y la conexión con tu propia sangre.

Eres cíclica, eres sabia, eres mujer menstruante. Aprende a conectar con el poder de tu ciclo.

Contenido de Laia de Casa de Luna y curso impartido por mi querida maestra Mariló. Tienes un 10% de descuento con el cupón “CRIANZAENVERDE” hasta el 10 de Abril.

Cualquier pregunta que tengas no dejes de escribirme, estaré encantada de charlar.

Categorías: blog

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: