Érase una niña de barro muy pringada,
érase un barro divertido,
érase un niño abetunado,
érase un barro espeso y muy mojado.

Érase un parque caluroso y ocupado,
érase una fuente fresca,
érase un tierra seca,
érase una niña liándola jugando.

Érase una pala de galera,
érase un tizne amarronado,
cacharritos, cocinitas y sopas eran.

Érase un felicísimo encanijado,
muchísima mugre, pringada fiera,
Que disfrutar con barro no sea culpado.

Manos creando un corazón de barro del suelo del parque, creaciones espontaneas despues de las lluvias

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: