Cuando mi peque era bebé, mi amiga Anna montó una sala de terapia ocupacional infantil. El primer año llevó un grupo de juego 0-3 en la sala. Mi peque y yo íbamos religiosamente y fue una suerte. 

No se si has estado alguna vez en una sala de terapia ocupacional infantil. Son una pasada con muchos juegos para el movimiento y el desarrollo sensorial. Cualquier peque flipa en ellas. 

Niñas jugando en la hamaca sensorial colgada de 4 árboles

Yo aprendí mucho en aquellas sesiones. Además de observar a los peques preguntaba mucho 😉

Anna montó una hamaca sensorial de 4 capas de licra anclada en 4 puntos que se usa en terapia, nos encantó.

La licra es un material súper sensorial y entre capas más. La hamaca además ofrece movimiento. 

Yo le copié la idea (solo con 2 capas por ahora)…

…me la llevé al bosque, 
…y la colgué entre los árboles. 

Cómo hacer tu hamaca sensorial de 4 puntos

La de la foto tiene 2 capas de tela de licra entre las cuales se pueden meter. Es como una hamaca de 2 pisos, y si se meten en medio, hace una pequeña caseta, les flipa. 

Para montar la hamaca no necesitas mucho:

– 2 (o más) capas de tela de licra lo más gruesa que encuentres. La de la foto son 2 metros de largo por 1’5 (estandard del ancho).
– 4 mosquetones de calidad. 
– Cuerda de calidad para amarrar los 4 anclajes a los árboles. En la ferretería la encuentras. 

Para unir la hamaca a la cuerda: haz unos nudos a las esquinas de la tela de licra. En la foto se ven 2 nudos, pero casi mejor anudar las 2 capas en 1 solo nudo bastante grueso. Asegúrate de que queda fuerte y seguro. 

Detalle del nudo para amarrar la tela de licra a la cuerda y colgarla

En la foto de arriba se ve como la cuerda agarra la tela con un nudo de ahogo. El nudo de la tela hace que la tela no se escape y con el nudo de ahogo, cuanto más peso más lo ahoga. 

Para amarrar la cuerda al árbol habría muchas opciones. Yo uso un trozo de cuerda que agarro al árbol con un nudo de ahogo, y después lo uno a la cuerda que agarra la tela con un mosquetón.

Foto para ver como se amarra después la tela de licra a los árboles

Así los 4 puntos de anclaje. 

Es importante que quede tensa, piensa que la licra es elástica y cederá. Dependiendo del peso de los peques si no la tensas un poco quizás toque el suelo.

Foto de la instalación final tensada de la hamaca sensorial

Cómo usar tu hamaca sensorial

Yo en los grupos de juego limito el número de peques que se pueden montar a 2 o 3 dependiendo del tamaño. Suelen respetarlo. 

Y poco más.

Queda el disfrute. 

Cuando vivía en la Línea la montábamos entre algarrobos. Los algarrobos tienen ramas bajas así que muchas veces escalaban las ramas y se tiraban a la hamaca. Imagina el disfrute.

También alguna vez la hemos montado en sólo 2 puntos en plan hamaca normal por la que se pueden perder, también han flipado. 

Y aunque yo nunca lo haya hecho, se podría también instalar en plan columpio, osea montando los 4 anclajes arriba en 1 solo punto. Lo probaré. 

Usa tu imaginación para las opciones y me cuentas 😉 

La estimulación sensorial de esta hamaca

Nos desenvolvemos en el mundo por medio de nuestros sentidos.

El cerebro de los bebés es tan inmaduro que todavía no es capaz de controlar muchos del estímulo sensorial. La integración de los sentidos y el desarrollo es un proceso largo que lleva años y que puede variar de niño a niño. 

Los 7 sentidos  

Cuando hablamos de los sentidos solemos pensar en: oído, vista, olfato, tacto y gusto. Pero hay más sentidos. Los 2 más importantes que no son conocidos son:

  • Sentido vestibular: nos dice donde estamos con respecto a los objetos que nos rodean. Se estimula con movimiento y balanceo. 
  • Sentido propioceptivo: nos dice cómo y dónde están nuestras partes del cuerpo y nos ayuda a moverlas. Se estimula con el movimiento. 

Estos 2 últimos, más el sentido del tacto, son los sentidos que más importancia toman en el desarrollo infantil. 

De ahí viene su gran necesidad de movimiento, balanceo y estímulo táctil.

La integración de los sentidos

El sistema neurológico de las criaturas está diseñado naturalmente para buscar por sí mismo los desafíos sensoriales, motores y cognitivos que necesita. Con esta estimulación el cerebro va integrando las percepciones y las respuestas. 

Por esta sencilla razón, ofrece a tus criaturas experiencias de juego sensoriales y de movimiento frecuentes: un baño, revolcarse por la hierba, salir al campo, juego con arena, plastilina, juego con agua, arcilla, arroz y cacharritos… 

Niñas jugando en la hamaca sensorial de licra

La hamaca sensorial es un gran estímulo para estos 3 sentidos.

La tela de licra es muy sensorial para la piel, es suave y elstica…  de hecho, peques con problemas de integración sensorial puede que les cueste meterse en la hamaca. 

La hamaca estimula el movimiento. Les gusta experimentar a deslizarse por los lados, meterse entre las capas, volver a salir, dar botes y si, como cuando la instalábamos en las ramas de los algarrobos, pueden saltar a ella, esto también. Prueba a instalarla de diferentes maneras. 

Puede que te interese: 20 ideas de juegos en la naturaleza o cómo montar un grupo de jugo en la naturaleza.


0 comentarios

Deja un comentario