Además de fomentar el contacto de ls familias con la naturaleza en la crianza me gusta el yoga, mucho. Llevo muchos años practicando y además ya unos añitos dando clases.

Mi manera de sentir el yoga

Mi manera de trabajar el yoga es desde la conexión consciente con mi cuerpo y con mi respiración.

Esto me trae a tierra, me ancla, me enraíza.

Sentir mi cuerpo y moverlo es una de las principales herramientas que tengo para que mi conciencia conecte tanto hacia abajo en una conexión con la tierra como hacia arriba, en una conexión más espiritual.

Ambas son imprescindibles y la practica constante te lleva a ello.

Nuestros ancestros creían que los árboles eran seres sagrados (de aquí nos llegan algunas tradiciones como el árbol de navidad o el de mayo ;)) y esto era porque unían los tres mundos: el subterráneo, el terrestre y el cielo.

Siente tu cuerpo como un árbol y cada parte será importante: tu raíz, tu cuerpo y tus ramas. De los más terrenal a lo espiritual, a través de tu tronco.

Haciendo una postura de yoga en un parque de la Lóinea de la Concepción. Estoy cabeza abajo en  parado de cabeza o sirsasana cerca de un muro con un grafiti de un arbol de colores con cara

(¡No te preocupes que esto no lo haremos en las clases, las clases se adaptan al grupo y a cada persona!)

Mis clases son dinámicas y entretenidas en las que trabajo estiramientos, tono y respiración. Sentirás cada parte de tu cuerpo para conectar.

Siempre termino las clases con una meditación guiada en la que, una vez en contacto con tu cuerpo, puedes integrar toda la sabiduría de la práctica en él.

El corazón

Además para mi hay otros elemento, muy humano que no debemos olvidar: el corazón.

Un espacio en el que sentimos muchas de las emociones más intensas y más humanas como el amor ó la empatía. El cuarto chakra.

También en este espacio puedes sentir fuertes conexiones espirituales, sintiendo como desde ahí se expande la energía o prana (la fuerza de la vida). Desde aquí puedes sentir su movimiento en tu cuerpo. Tu respiración el fuelle que la mueve.

En estos pilares se basa el yoga que yo practico.

Trabajo desde un enfoque de yoga tántrico, en el que las sensaciones y placeres del cuerpo son parte fundamental de la conexión.

Yoga para niñas y niños

Entiendo el yoga para niñas y niños en la misma linea. La gran diferencia es cómo trabajarlo con las criaturas.

Este trabajo tiene que ser siempre a través de juego y de la imaginación. De una manera activa más que directiva. Así viajamos por mundos imaginarios, exploramos y aprendemos a conocernos a sentir y conectar con el cuerpo.

Collage de fotos haciendo yoga con mi peque en varios sitios distintos y distintas posturas

En las clases de yoga niños y en familia trabajo respiración, movimiento, asanas y relajación.

Tod@s, peques y mayores han quedado siempre encantados! Aquí escribí sobre mi primera clase de peques.

Shinrin Yoku – Baños de Bosque

Últimamente estoy muy interesada en el Shinrin Yoki. Los baños de bosque son sesiones de meditación en espacios naturales y creado conexiones vivas con elementos naturales: agua, fuego, piedras aire y nubes.

En estas meditaciones se usa la imaginación y la sensibilidad para sentir elementos que consideramos inertes pero que tienen una vida, una historia, mucho que contarnos y mucho que escucharnos.

En mis clases de yoga a veces introduzco mini meditaciones de conexión con elementos: una hoja, una piedra, agua… y por ahora lo que he hecho ha gustado mucho así que es algo en lo que quiero profundizar.

Postura del guerrero en un espacio natural dónde se ve una cascada de fondo y agua

Más sobre mi!

Si quieres saber más sobre mí, en este post te cuento sobre mi vida y mi trabajo con niños. Y en este otro te cuento algunas aventuras y secretos.

Ahora lo aburrido – Mis títulos de yoga