El hombre es la especie más insensata, venera aun Dios invisible y masacra una naturaleza real, sin saber que esta naturaleza que masacra es ese dios invisible que venera.

Hubert Reeves

Hace poco me topaba con esta frase del científico y divulgador franco-candiense Hurbert Reeves.

A parte de que yo hubiera dicho “el ser humano” en vez del “hombre”, Reeves sintetiza al dedillo la paradoja de muchas religiones, sobre todo de las 3 principales religiones monoteístas: el judaísmo, el cristianismo y el Islam.

Familia de lejos en un pinar de pinos altos

Creer en un Dios invisible y destrozar la naturaleza que nos sustenta es un sintentido, una insensatez.

(La fuerza de la vida y de la naturaleza, siempre fue femenina, pero hoy no entraremos en esto)

¿No sería todo más sencillo si volviéramos a creer en la Naturaleza, como Diosa, como fuerza que nos da la vida y en última instancia nos sustenta?

¿Aprenderíamos así a respetarla, a cuidarla y a regenerarla?

¿Entenderíamos que nuestra misma existencia depende de ella, es ella?

Quizás…

(Aunque quizás acabar con el dios dinero es todavía más difícil que con el Dios monoteísta).

Creer en la Naturaleza que es algo real y tangible como la fuerza de la vida, de las estaciones, de la regeneración…

Pero también creer en su magia, porque ella es el milagro de la vida.

Y esto, humildemente, es uno de los temas que me gusta incluir en mi newsletter para que puedas comenzar a compartir con tu familia la naturaleza como una Diosa una fuerza que nos trae los regalos de las estaciones y la vida.

Vengo ligerita hoy, ¿verdad? Será el frío que me afecta ><.

En realidad conceptualmente es sencillo, el cambio no.

Si quieres comenzar tu viaje a través de los ciclos de la naturaleza para compartirlo con tu familia, únete a la newsletter aquí debajo. De regalo un audio sobre las celebraciones de la naturaleza.


0 comentarios

Deja un comentario