Creo que ya os he comentado en algún otro email que hemos retomado el grupo de juego en el bosque.

Quedamos los sábados por la mañana y, con un grupo de unos 20 niñas y niños de edades de los 5 a los 11, mi compi y yo echamos la mañana con juegos, movimiento al aire libre, herramientas, manualidades, cocina o lectura a la lumbre… y mucha tranquilidad.

En otro email os puedo hablar más de las dinámicas, si te interesa dime.

El otro día, al mismo tiempo que llegaban los peques llegó un rebaño de ovejas, por la zona hay bastante ganado que sigue saliendo a pastar.

Estábamos saludándonos cuando me dicen los peques:

  • “Mira a esa oveja, se está quedando atrás y tiene algo colgando.”

Había una oveja rezagada y con sangre y algo colgando entre sus piernas.

Les pedí a algunos peques que corrieran a avisar al pastor para que parara el rebaño que iba en marcha, los perros iban dirigiéndo.

El pastor paró el rebaño, se acercó y, como yo ya me había imaginado, lo que tenía colgando era la placenta.

Había parido y dejado atrás a su cordero.

Así que con los peques, nos pusimos en más o menos una linea, para hacer batida de la zona por donde habían pasado las ovejas y un poco más atrás allí estaba el corderito.

Abandonado en el suelo.

Lo cogí y se lo llevamos a su madre. Ésta lo limpió y lo animó a ponerse de pie. En unos minutos ya intentaba caminar y seguir al rebaño, que maravilla.

La oveja con la placenta colgando cuida de su cordero una vez se lo dimos

Hay 2 cosas que me llamaron mucho la atención de lo que ocurrió.

Primero, la madre abandonó a su cría. Para ella, seguir con el rebaño era más importante que cuidar de su cordero.

En un mundo con depredadores activos, sus posibilidades de sobrevivir ella y su cordero sin el rebaño son muy pocas. Elige vivir.

Pensé en la suerte que tenemos muchas madres de tener espacios seguros para parir y el puerperio. Por desgracia hay muchas que no, sobre todo en conflictos, en mi mente estaban las madres gazaríes.

Lo segundo que me llamó la atención fue que la cría se había quedado quieta esperando sin moverse.

Hasta que su madre no la chupó para limpiarla y la animó a intentar levantarse, ella solo esperó.

Esto me lleva a la importancia del contacto con la madre en los mamíferos. No es solo el alimento, necesitan de sus madres para incluso tener la iniciativa de levantarse.

Con nuestros bebés es más si cabe porque nacen mucho más dependientes. El contacto piel con piel es fundamental para un buen desarrollo.

Por último pensé en la fuerza de la vida, en la fuerza de la Naturaleza.

La vida explota en primavera y la fertilidad de la Tierra nos da estos y otros regalos. De esto hablamos con los peques, después delante de la lumbre durante la mañana.

Niños en el bosque y la oveja con su cordero detrás

Si quieres aprender a apreciar en familia los regalos de la Tierra en cada pasito del ciclo de la luz, Gira con la Rueda te interesa.

Ahora de regalo, solo esta semana, si te unes a la Rueda conmigo (enlace arriba) con el primer envío te incluyo de regalo:

  • 2 camisetas con guía de huellas de algodón ecológico para tus peques 😉 (te dejo foto abajo). Valorado en 30euros.
  • Suscripción a la membresía durante 3 meses. Valorado en 21 euros.

Así que si te lo estaba pensando, entra esta semana y a finales de este mes te llegará a casa un paquetito con:

  • Pack Beltane,
  • Pack San Juan y
  • las camisetas.

Además del acceso a todas las lecturas dela membresía por 3 meses.

Para unirte a la Rueda del año y comenzar a pulsar con los ritmos de la naturaleza por aquí.

Paz, amor y muchas experiencias en la naturaleza,

Llanos

PD: muchas mamás me cuentan cómo estas camisetas de huellas son las favoritas de sus peques. No conozco a peque que no le gusten los animales y las huellas.

PD: déjame la talla que quieres para las camisetas en comentarios en el proceso de compra.

Nisños con las camisetas guía de huellas de diferentes colores.

0 comentarios

Deja un comentario