Madre Nuestra que eres la Tierra
sobre la cual vivimos, nos movemos
y tenemos nuestro Ser.

Alabados sean tus Mil Nombres Sagrados.
A Ti honramos y servimos,
comprometiéndonos nuevamente a ser Guardianas de tu Naturaleza,
amando y cuidando todo lo que Tú has creado.

Danos hoy como siempre los frutos de tu generosidad.
Perdona nuestras faltas
como también nosotros perdonamos a los demás
y a nosotras mismas por nuestros errores.

Guíanos en nuestro Viaje a través de la Vida
sobre este tu bello planeta.
Protégenos de todo mal y peligro
porque este es tu mundo,
reflejo de tu Belleza y Abundancia.

Por los Siglos de los Siglos.
Bendícenos, Madre Tierra
por toda la Eternidad.


Quería compartirte esta oración creada por Kathy Jones, sacerdotisa de Avalon, el templo de Glastonbury (UK), por si no la conocías.

Dibujo de un ciervo con antenas como si fueran ramas y todas las estaciones en ellas


Obviamente es una adaptación del padre nuestro cristiano que, las que nos hemos criado en el catolicismo, hemos repetido miles de veces, así que seguro que te es familiar.

Tan, pero que tan familiar suena, que me cuesta resonar del todo con él.


Con todo mi respeto por Kathy Jones, a la cual sigo y admiro,

me cuesta resonar con el lenguaje rancio y repetido de la Iglesia: alabar, eternidad, culpa, siglos de los siglos… y creo que si queremos conectar con el poder de la Naturaleza, sí, en mayúsculas, como diosa poderosa de la creación de la vida, es tiempo de hacerlo con otro lenguaje.

Un lenguaje vibrante, rico, fresco y lleno de belleza.

Por otra parte, tampoco creo que la Naturaleza o Madre Tierra tenga que protegernos del mal (ya sabemos que esto no existe con muchos creyentes sufriendo vidas horribles) o perdonar nuestras faltas, de esto tomamos responsabilidad individual.


Pero también hay cosas que me vibran mucho en la oración.

Sí, honramos, amamos y cuidamos lo que Ella ha creado.

Este, en mi opinión, es una de las maravillas que necesitamos: aprender a amar, agradecer y honrar la Naturaleza.

Con esto me quedo.


Sin grandes pretensiones, y desde mi humilde rinconcito del mundo, intento plasmar esto en pequeños fanzines para compartir en familia sobre las celebraciones.

Con un lenguaje sencillo, fresco y adaptado.

Con cuentos e historias que nos conecten al poder y la magia de la Naturaleza.

Acercando la naturaleza cotidiana y que nos rodea a los más peques.

Con juegos y actividades al aire libre.

Con ideas para fomentar la creatividad usando las manos.

Fomentando también al creatividad sensorial desde los colores, los sabores, las texturas…

Y desde ahí, quizás, llegar a los corazones.


Todo a través de las celebraciones que ya forman parte de nuestra cultura y que un día fueron las celebraciones de los ritmos.

Recuperando una sabiduría que yo no me invento, es nuestra, solo que la borraron.

Si quieres vivir la aventura de las 8 celebraciones de la Naturaleza

Gira con la Rueda.

Ahora, hasta el lunes 15 de oferta, si entras en la Rueda te llevas de regalo:

2 camisetas con guía de huellas de algodón ecológico para tus peques 😉 Valorado en 30euros (foto al final, les encantan estas camis).
Suscripción a la membresía durante 3 meses. Valorado en 21 euros.

Para unirte a la Rueda del año y comenzara honrar y celebrar la Naturaleza por aquí.

Paz, amor y Naturaleza,
Llanos

PD: Adoro Glastonbury, un sitio de una energía potentísima que si no has estado te recomiendo.

PD: ya he hecho los pedidos de las impresiones del pack Beltane/os Mayos, así que si te unes a la Rueda con el primer envío te llega: pack BeLtane, el pack San Juan, tus 2 camisetas y el acceso a la membresía con todas las lecturas. Enlace arriba..


0 comentarios

Deja un comentario